Como hacer un correcto mezclado de la ración.

Mixers - Guia practica

Durante los últimos años los sistemas ganaderos se han caracterizado por una amplia difusión de los corrales de encierre, ya sea para producción de carne o leche, donde el mixer ocupa un lugar central.

Junto con el crecimiento de la cantidad de animales encerrados en corrales creció también la difusión de tecnologías de proceso e insumos asociadas a los mismos.

Entre las tecnologías más difundidas, se destaca la utilización de maquinaria agrícola para la preparación y distribución de alimento para los animales, comúnmente llamados mixers o carros mezcladores (consideramos mixer únicamente a aquella maquinaria que no solo mezcla diferentes alimentos, sino que también dispone de una balanza)

En nutrición de bovinos se hace referencia a las cuatro raciones:

- Ración 1: La formulada por el nutricionista

- Ración 2: La re-formulada por el dueño y/o encargado

- Ración 3: La preparada en el mixer

- Ración 4: La consumida por los animales

En la medida en que la diferencia entre la ración 1 y la ración 4 sea menor, menor será la diferencia entre los resultados esperados y los resultados logrados. Un correcto manejo del mixer disminuye las diferencias entre estas raciones, afectando considerablemente los resultados físicos y económicos del sistema.

Las ventajas

El suministro de la ración a través de un mixer permite, cuando es manejado correctamente, que cada bocado consumido por el animal tenga una composición nutricional balanceada. Entre las diversas ventajas se destacan:

- Asegurar el consumo de forraje, granos, subproductos y núcleos mineral/vitamínicos en las proporciones deseadas.

- Disminuir la capacidad de selección de los animales.

- Aumentar la precisión y ajuste en la formulación de las raciones.

- Mejorar el comportamiento ingestivo de los animales, debido a una mayor cantidad de comidas pequeñas de una dieta balanceada a lo largo del día, lo cual resulta en un suministro constante y estable de nutrientes que favorece un correcto funcionamiento del rumen.

- Disminuir la probabilidad de problemas digestivos (ej. acidosis).

- Utilizar alimentos de baja palatabilidad que son mezclados y diluidos con otros alimentos más palatables.

- Asegurar uniformidad en el consumo de ingredientes que se incluyen a bajas dosis (ej. monensina, urea, minerales, vitaminas).

Guía práctica de manejo del mixer

Una guía práctica de un correcto manejo de mixer incluye los siguientes puntos:

1. Secuencia (orden) de carga de los alimentos: tradicionalmente se aconseja cargar primero los alimentos de mayor tamaño de partícula (ej. forrajes) y después los alimentos de menor tamaño de partícula y más pesados (ej. concentrados)

2. Precisión de carga de los alimentos: se logra a través de un trabajo de carga a conciencia y una buena utilización de la balanza.

3. Tiempo de mezclado: si el tiempo de mezclado es insuficiente, la composición de la ración puede ser alterada significativamente. Si el tiempo de mezclado es excesivo, el tamaño de la fibra es reducido a un tamaño muy pequeño perdiendo efectividad para la rumia y correcto funcionamiento del rumen. Usualmente se recomiendan 3 a 5 minutos de mezclado, sin mover el mixer.

4. Distribución en comederos: debe lograrse una distribución pareja e uniforme en todo el largo del comedero. El frente de comedero debe proveer por lo menos 20 a 60 cm de frente por animal (dependiendo de la categoría).

5. Manejo operativo de las cargas: un correcto manejo operativo de las cargas de mixer exige generalmente un buen patio de comidas en el cual los diferentes alimentos estén correctamente identificados y almacenados de forma de facilitar y eficientizar la preparación de las raciones.

Un correcto manejo del mixer en los sistemas de engordes o lecheros determina una adecuada preparación y presentación de la ración que los animales consumen, y esa ración consumida por los animales es la que determina el resultado productivo y económico de la actividad.